30 Mar

Encapsulamiento de Uralita

Category: Obra
Written by Super User
Visto: 301

Vamos a arrojar algo de luz sobre un sistema innovador en rehabilitación en España que lleva varios años utilizándose en otros países de Europa. Además trata de una manera eficaz un producto antiguo pero muy en boca de todos hoy en día: el amianto.

Para empezar presentaremos a la famosa “Uralita”. En realidad “Uralita” es una marca comercial existente actualmente que durante una época prácticamente monopolizó en España la fabricación de productos de construcción compuestos por fibrocemento (paneles para cubiertas, tubos, depósitos,…). Es otro caso más en el que el nombre comercial se convierte en categoría de producto, como los famosos “kleenex”, “post-it”, “coca-cola” y tantos otros.

El fibrocemento, asbestocemento o internit es un material utilizado en construcción, formado por una mezcla de un aglomerante reforzado con fibras. Para su fabricación originalmente se utilizaba el amianto como fibra de refuerzo, pero cuando se hicieron patentes los problemas de salud que éste provocaba, se fue abandonando paulatinamente su uso. Posteriormente se ha intentado sustituir el asbesto por otros tipos de fibras, como fibras de celulosa, fibra de vidrio, o fibras vinílicas, pero esta sustitución no ha tenido éxito.

El amianto ya fue usado por los griegos y los romanos por sus excelentes propiedades. Durante la revolución industrial es cuando realmente comienzan a explotarse los yacimientos y después de la II Guerra Mundial comienza su utilización a gran escala, alcanzando sus máximos en los años 70. A partir de los años 80 su uso empieza a decaer en Europa al descubrirse que es perjudicial para los pulmones. En la década de los 90 comienza a prohibirse en algunos países, en concreto en España en 2002. Para entonces ya estaba más que demostrado que la inhalación de fibras de asbesto (amianto) provocaba asbestosis, que es una enfermedad pulmonar que se manifiesta pasado mucho tiempo y que se ha llegado a catalogar como enfermedad profesional. Lo curioso de todo esto es que en muchos países, como por ejemplo Brasil, los productos que contienen amianto no sólo no están prohibidos sino que se siguen fabricando en grandes cantidades.

En nuestros días y en nuestro entorno los productos de fibrocemento que perviven se manifiestan principalmente en las cubiertas de pabellones industriales construidos en los años 70 y 80. Casi cualquier persona es capaz de identificar el típico panel ondulado de color grisáceo y textura rugosa como un panel de “Uralita”. Aun así no todo el mundo sabe que el material en sí es inocuo, lo único peligroso es la inhalación del polvo generado cuando éste se rompe.

Cuando este tipo de cubiertas comienzan a fallar (roturas, goteras,…) debido a su antigüedad, sólo se puede buscar una solución a través de los siguientes procedimientos (más allá de abandonar el edificio en cuestión, por supuesto):

♦ Demolición completa y reconstrucción de la cubierta. La demolición la debe realizar una empresa registrada y acreditada para ello, depositando el material en vertederos autorizados previo pago del correspondiente canon de residuo peligroso.

♦ Mantenimiento de la cubierta existente y recubrimiento total de la superficie de amianto con productos adecuados que eliminan los riesgos que suponen su presencia.

Este último procedimiento es lo que se conoce como “encapsulamiento de la Uralita”, que básicamente “encierra” el producto bajo una serie de capas sintéticas proyectadas directamente desde arriba sin desmontar la cubierta. Este procedimiento además aporta una serie de propiedades complementarias en su aplicación, como son:

      -          Mejora térmica, con la disminución de la temperatura superficial de la cubierta en verano hasta 30ºC.

      -          Eliminación de puentes térmicos existentes al aplicarse desde el exterior.

      -          Reducción del ruido de impacto de la lluvia característico en este tipo de paneles.

     -          Impermeabilización garantizada durante más de 10 años.

     -          Aumento de la vida útil de los paneles al protegerlos de la intemperie.

     -          Múltiples posibilidades estéticas, con colores a elegir.

     -         Reducción significativa de costes. Frente a la demolición completa y reconstrucción de la cubierta el encapsulamiento supone un ahorro de alrededor del 60% teniendo en cuenta mano de obra, canon de vertido,…